A la hora de elegir la guardería perfecta o el centro infantil para nuestros pequeños, hay un montón de aspectos a tener en cuenta. Tantos, que a veces nos resulta difícil saber por dónde empezar. Pero no os preocupéis, porque el proceso de selección siempre se acaba decidiendo en función de una cosa fundamental: la confianza.

Ante todo debemos tener en cuenta que dejar a nuestros hijos en manos ajenas, por muy profesionales que sean, siempre nos va a causar una cierta inquietud. A algunas de nosotras, incluso algo de culpa o angustia de las que hay que librarse, chicas, porque todo esto es normal. A esto hay que añadir que en algunas ciudades las plazas son limitadas, en otras las opciones son tan diversas que no sabemos qué queremos… Respirad hondo, mamás, porque todo es ponerse. De verdad, yo ya sé que habéis oído esta frase mil veces, pero hasta que no vayáis, habléis con el personal de la guardería y veáis si todo eso os convence, todo lo demás serán conjeturas sin más.

bebé jugando después de elegir la guardería perfecta

Lo primero que hay que aclarar es que todas las guarderías en España están sujetas a una normativa que podéis consultar aquí. Lo segundo, que hay ciertos criterios que son básicos y os ayudarán a elegir el centro adecuado.

Aspectos importantes de la guardería perfecta

Cualificación

El personal debe ser gente cualificada, con una titulación acorde al nivel educativo del que se está haciendo cargo. Título de Jardín de infancia, hasta los 3 años y de Educación infantil, hasta los 6. A poder ser, con experiencia en más centros de calidad, aunque esto último es secundario.

Seguridad

El centro debe ser seguro. Esto implica no sobrepasar el número de niños por educador, cubrir las esquinas con goma para que no se hagan daño si se golpean, tapar los enchufes, tener ventanas irrompibles, evitar objetos pequeños, etc. 

Horarios

Los horarios tienen que ser relativamente acordes a los nuestros. Aunque a día de hoy, casi todos los centros son muy flexibles, tenemos que recordar que los niños son niños, por lo que no es del todo recomendable dejarlos toda una jornada laboral adulta en la guardería.

Ubicación

La ubicación del centro: cuanto más cerca de casa o de nuestro trabajo, mejor. Lo ideal es que los peques puedan disfrutar también de su tiempo libre.

Espacio

En cuanto al espacio, además de seguro, lo ideal es que sea acogedor. Tiene que haber una estancia para cada actividad y grupo y éstas tienen que estar bien iluminadas. Además, tienen que ser lo suficientemente amplias como para que los niños puedan moverse libremente. La decoración no debe ser excesiva para no sobre-estimular o agobiar a los niños y ha de contar con una zona exterior para que jueguen al aire libre.

Como veis, para elegir la guardería perfecta hay que tener en cuenta no sólo las funcionalidades y los aspectos prácticos, sino también las instalaciones.

Comedor

El comedor es algo que también nos preocupa bastante, ¿verdad? Pues quedaos tranquilas, mamás, porque éste es un punto en el que prácticamente la totalidad de los centros se llevan sobresaliente. Todas tienen un espacio dedicado a cocinar, una dieta hecha por expertos que se puede modificar según las necesidades de nuestros hijos y una sala de usos múltiples que se utiliza a menudo para comer o un comedor en sí. Si no es así, ¡salid corriendo!

Proyecto pedagógico

Las actividades y el proyecto educativo del centro son importantísimos también, por lo tanto cosas como tipo de aprendizaje, metodología, herramientas, actividades complementarias… todo esto tiene que ser analizado y evaluado, chicas. Esto es clave para elegir la guardería perfecta.

Recursos para todo tipo de necesidades

Las mamás de niños con necesidades especiales, además, tendréis que echarle un ojo a los recursos que tiene el centro para satisfacerlas. Sobra decir que la igualdad y la integración de todos los niños son siempre importantísimas y creo que todos los centros se esfuerzan en esos aspectos.

Sin embargo, el tipo de  personal cualificado y recursos pueden variar dependiendo de la clase de necesidad de la que estemos hablando. Hay que tener en cuenta, de cualquier modo, que un buen gabinete psicopedagógico es especialmente importante en todos los casos, en general, y en el de los niños con necesidades especiales, en particular.

Como veis, elegir la guardería perfecta es posible y más fácil de lo que parece. ¿A que ahora ya os sentís con más capacidad de salir a la calle y mirar con lupa cada guardería o centro de educación infantil?

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here