día de la madre

Hoy me gustaría hablar del día de la madre y de por qué se ha convertido en un día tan importante para mí. Ya os conté en otro post lo que significa para mí ser madre, pero hoy quiero haceros un homenaje a todas, valientes. Por muchos motivos, entre ellos, porque sí pero, sobre todo, porque os lo merecéis. Nos lo merecemos.

dia de la madre

Ser madre para muchas mujeres es una decisión dificilísima en la vida. Implica dejar de pensar sólo o tanto en una misma y estar al 100% para nuestros hijos, que nos necesitan más que a nadie en el mundo. Implica ver cómo nuestro cuerpo cambia, aceptar que nos molesta o nos duele de una forma nueva. Aceptar, también, que se vuelve de una hermosura muy alejada de eso que hasta entonces era normal para todas. La belleza de nuestras barrigas poco tiene que ver con los vientres planos de las modelos que nos meten hasta en la sopa.

Nos quedamos sin tiempo para dormir y, a veces, también para comer, cuidar de nosotras, ver a nuestras amigas, pasar más rato con nuestra pareja… Pero ganamos miles de momentos de inimaginable felicidad al lado de nuestros hijos.

Lo damos todo por ellos, cada segundo de su existencia, desde que nacen y sólo tenemos un día para recordar que nosotras también nos lo merecemos todo: el día de la madre (un “invento, por cierto, de una señora llamada Anna Jarvis). Pero no importa porque nadie nos querrá nunca más que nuestros hijos.

Vivimos por y para ellos, aun sabiendo que ellos tienen que hacer su vida. Sacrificamos, aplazamos, repensamos y adaptamos muchos aspectos de las nuestras para eso y todo esto lo hacemos con y por amor hacia nuestros hijos.

El mundo está lleno de mujeres extraordinarias, amigas. De madres valientes, fuertes, que sacan a sus hijos adelante hasta en condiciones imposibles, que luchan con dignidad y brillan con luz propia. A las que no les asusta nada en la vida porque se comen el mundo.

Por todo eso y por mucho más: ¡feliz día de la madre!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here